Las baterias

.

Las baterías de metal-hidruro suelen darnos algunas sorpresas, sobre todo en
mañanas frías, después de tenerlas cargando toda la noche van y nos dejan con las
ganas cuando oímos un HIIIIIIIIIIIIIII...........plof y por fin sale la bola.
Estas baterías dan muchos problemas con el frío y se suelen estropear sin previo
aviso.
Las lypo nos quitan este problema, pero añaden otro, el de calcular el voltaje
adecuado a nuestra replica y a nuestro método de disparo.
Una lypo de 11,1v probablemente tendrá demasiada cadencia en ráfaga para una
réplica que este suelta, sin embargo viene muy bien para tirar en semi (para alargar la
duración de los contactos del gatillo hay que apretar el gatillo de manera suave pero
firme hasta el final de su recorrido, antes de darle de nuevo.
Tenemos la mala costumbre de intentar disparar más rápido tiro a tiro que en
ráfaga, consiguiendo con ello que no lleguemos al final del recorrido del gatillo en la
mayoría de los disparos y haciendo que salte un arco entre
los contactos en lugar de hacer un contacto firme).
Si se quiere disparar en ráfaga y que lleguen a alimentar las bolas tendremos que
poner probablemente una lypo de 7,4V y, para que dure, que sea de 1200mah en adelante
con 20C de descarga.